Entrevista. Gabriel Borràs, director de Planificació de l’Agència Catalana de l’Aigua (ACA)

“La privatització de les grans xarxes de distribució d’aigua tindria unes conseqüències semblants a les de la xarxa elèctrica”

Papel de Aguas

Gabriel Borràs és el director de Planificació de l’Agència Catalana de l’Aigua (ACA). Té clar que l’Agència havia de participar amb la iniciativa d’Aigua, Rius i Pobles perquè el seu tarannà sempre ha estat el de posar el debat per davant de qualsevol decisió política. L’exposició i l’Agenda Ciutadana de les activitat que s’hi vinculen han servit, segons Borràs, per portar el debat de la gestió pública de l’aigua a Barcelona.

De què ha servit una exposició como aquesta a Barcelona?

Ha estat útil per situar l’aigua en l’agenda política, per si algú se n’havia oblidat (som en any electoral), per sotmetre’ns des de l’administració al veritable exercici de la crítica constructiva feta amb rigor, mètode i sense demagògies. Ha servit per fer arribar a la ciutadania catalana que en part som uns privilegiats, atès que hi ha moltes zones del planeta en una situació francament vergonyant de manca d’accés a l’aigua potable i al sanejament.

Per què s’hi va involucrar l’Agència Catalana de l’Aigua (ACA)?

Perquè l’Agència creu en la participació ciutadana, tal i com ha demostrat en el llarg procés d’implementació de la Directiva Marc de l’Aigua i en l’elaboració del Programa de Mesures i del Pla de Gestió. Més de tres anys llargs de sessions de participació, 2.300 persones, 1.500 entitats i la constitució progressiva dels Consells de Conca com a òrgans de participació territorials dels actors interessats en el cicle de l’aigua. L’Agència no podia defugir no col·laborar en una iniciativa com la d’Aigua, Rius i Pobles per pura coherència.

El debat entre institucions que es va fer a l’Agenda Ciutadana servirà per posar sobre la taula el debat sobre la gestió pública de l’aigua…

Les intervencions d’Anne Le Strat i de Danielle Miterrand han estat certament determinants en aquest sentit. Des de l’Agència no podem fer res més que defensar l’actual model de gestió pública que deriva del nostre text refós d’aigües i així sempre el defensarem. Una altra cosa és l’abastament municipal, de competència exclusiva dels ajuntaments. Cadascú a casa seva fa el que vol, o el que pot. Ara bé, cal restar expectants a qualsevol intent, que per altra banda van treient el cap de tant en tant, a la privatització de les grans xarxes regionals de distribució. Caure en aquesta temptació tindria unes conseqüències semblants a les de la xarxa elèctrica.

Gabriel Borràs, al seu despatx de l’ACA

Quin és el model que ha de seguir Catalunya?

El model que està ben definit, programat, justificat, explicat i documentat al Pla de Gestió del Districte de Conca Fluvial de Catalunya i al Programa de Mesures que l’acompanya, i que tot just són a informació pública fins al 23 de juliol. Esperem que el nostre Govern l’aprovi abans d’acabar la legislatura.

Quan es farà un debat sobre l’aigua a Barcelona com s’ha fet a altres llocs de Catalunya?

És quelcom que, certament, no hem pogut afrontar durant aquest període de planificació per dues causes: la singularitat de la capital de Catalunya (per extensió i població) i el fet de ser a cavall de dos consells de conca distints (Llobregat i Besòs). Però per al pròxim procés de participació a endegar per al Pla de Gestió del 2016-2021, des de l’Agència acceptem el repte de fer el procés adaptat a la capital catalana.

A quins acords han arribat les institucions que han participat en el debat?

Cal continuar perseverant en explicar el valor de l’aigua amb constància, pedagogia, claredat i transparència, perquè és un element vital. Per a l’home, per a la Terra, per al món. I en la seva governança hi hem de contribuir tots, posant per davant els interessos del planeta abans que el econòmics. Si això no ho entenem, la situació empitjorarà cada vegada més. Per tant, l’exposició ha de continuar el seu viatge i per això va cap a Tarragona.

El Xúquer tampoc no vol transvasaments

Germà Bustamante Giralt


Cal oxigen a les mobilitzacions a favor dels nostres rius (foto Ferré P.)

No només Catalunya recupera les reivindicacions per reclamar una millor gestió dels recursos hídrics i deixar palesa la defensa de l’ecosistema del delta de l’Ebre. Si el 30 de maig proppassat unes 2.000 persones van recórrer els carrers del centre de Barcelona, aplegada per un centenar d’entitats ecologistes,  el dia abans, més al sud, una mica més de 10.000 també sortien al carrer per reclamar un Xúquer viu.

Sueca, una vila que no arriba als 30.000 habitants (fem la comparació amb la convocatòria de la ciutat de Barcelona i en tindrem la transcendència), va reunir desenes d’entitats que treballen pel respecte envers el territori. I més concretament, per alertar de la mala gestió del cabal del Xúquer, que afecta directament, i perillosament, l’equilibri d’un espai d’una importància indiscutible com és l’Albuferra i una activitat econòmica ancestral en les terres de l’horta, el cultiu de l’arròs.

La data triada no era casual. Justament cinc anys després de la multitudinària manifestació contra el transvasament Xúquer-Vinalopó, una amenaça que encara roman en stand-by, sense definir-ne els termes.

Una mica més de 10.000 persones, en una vila que no arriba a les 30.000 ànimes, té la seva rellevància, el seu punt de valor reivindicatiu. Després d’un cert relaxament, arran segurament de la derogació del dit Pla Hidrològic, la qüestió de l’aigua continua essent un tema de primera magnitud, una qüestió que crea controvèrsia en tant que hi ha molts actors, molts factors i molts interessos en joc. Manifestacions com la del dia 30 a Barcelona, i especialment la de Sueca el 29, alerten que la problemàtica de l’aigua no és un afer que afecta zones del planeta que ens poden semblar remotes, sinó que les tenim a prop, molt més a prop del que pensem, en la mateixa òrbita cultural.

El Jordán, río sagrado y maldito

Agua, Ríos y Pueblos*

Israel posee el control sobre la cabecera del río Jordán y detenta los derechos de explotación de los acuíferos de su área de influencia. El trasvase del Jordán hacia el desierto del Neguev para producir algodón y otros cultivos extensivos para la exportación, ha acabado por arruinar el Jordán Medio, por el que sólo circulan retornos salinizados, y ha provocado un gravísimo deterioro al Mar Muerto.

A la población palestina se le ha vedado el acceso al Jordán y tiene prohibido perforar nuevos pozos en los acuíferos de la zona. Cada israelí dispone de 304 metros cúbicos de agua al año, mientras los palestinos disponen de menos de 80.

Diversos colectivos sociales, dentro de un programa de acción conjunta denominado Good Neighbours, promueven proyectos de colaboración entre israelíes, jordanos, sirios y palestinos, al margen de sus respectivos gobiernos, para buscar soluciones justas a este problema.


Fotos de la web de ARP: Telemans/Serra. Un valle militarizado de un río donde se bautiza

*Del catálogo de la exposición

Heidi McKinnon: “Se ha cancelado el acuerdo de la reparación de los 444 asesinatos de Río Negro en Guatemala”

Papel de Aguas

Después de 18 años, el Gobierno de Álvaro Colom, presidente de la República de Guatemala, ha dejado en suspenso el acuerdo a que llegó con las víctimas de la matanza de Río Negro. Este caso que documenta la exposición Agua, Ríos y Pueblos es uno de los más espeluznantes en cuanto a la violación de los derechos humanos: la protesta comunitaria contra la presa de Chixoy desencadenó el asesinato de 444 personas por parte del Ejército guatemalteco durante casi una década.

Heidi H. McKinnon, autora del texto del catálogo de la exposición sobre este tema, y que colabora con la asociación de víctimas Adivima, explica la desesperación de los supervivientes.

¿Cómo se organizaron tras las matanzas?

Se creó Adivima, la Asociación para el Desarrollo Integral de las Víctimas de la Violencia, en las Verapaces, Maya Achí. Adivima fue fundado por un grupo de viudas y viudos en 1996 durante el entierro de los restos de las víctimas de las masacres de Río Negro. El equipo está formado por miembros de la comunidad Achí que trabajan en distintas comisiones de Derechos Humanos, Socioeconómica, y Organización y Formación de líderes dentro de la comunidad. La comisión a cargo de la negociación con el Gobierno por las reparaciones está instalada en nuestras oficinas y también forma parte del equipo de Adivima.

La investigación sobre las masacres empezó en 1996. ¿Qué resultados obtuvo?

La lucha por la justicia todavía sigue. Hemos logrado que juzguen a cinco paramilitares de Xococ bajo el Sistema de Juzgado Nacional. El capitán Solares González sigue bajo orden de captura, pero vive en Guatemala con total impunidad. Esperamos que cumplan con la orden de captura del capitán Solares González y que obtengamos respaldo pese a la impunidad del Sistema Penal.

Presa de Chixoy (foto Robert Dawson)

La presa supuso el desalojo de 28 comunidades, la muerte de más de 400 personas y que 13.000 guatemaltecos quedaran en condiciones de extrema pobreza. ¿Han presentado el caso a los tribunales internacionales?

Hemos llevado el caso por las graves violaciones de Derechos Humanos a la Comisión de Derechos Humanos de la OEA (CIDH) en Washington DC. El año pasado tuvimos la primera audiencia en marzo y yo fui como testigo. Estamos esperando una respuesta de la Comisión para elevar el caso a la Corte de la CDHI en Costa Rica. También realicé un viaje a España en 2008 para ser testigo en el caso contra el Gobierno de Guatemala durante el conflicto interno.

¿Chixoy era la tierra de los Achí?

La cuenca del Río Chixoy es la cuna de la comunidad Achí en Guatemala desde hace cientos de años. Durante la época de construcción de la represa, Río Negro tenía entre 400 y 500 habitantes. La Hidroeléctrica Chixoy se encuentra en la Cordillera Central de Guatemala, en el Departamento de Alta Verapaz. Tres departamentos unen cerca del embalse de Chixoy y los alrededores (Baja Verapaz, Alta Verapaz y Quiché). Hoy en día, hay más de 70.000 Maya Achí en los Verapaces y el sur de Quiché.

¿En 34 años ha habido algún acuerdo con los gobiernos guatemaltecos?

Pactamos un acuerdo histórico que iba a incluir la compra de terreno, la construcción de casas, puestos de salud, escuelas, carreteras y proyectos psicosociales. Las negociaciones formales empezaron en 2005. En abril de 2010 la terminamos, con el presidente Colom, por los daños y perjuicios contra las comunidades afectadas por la construcción de la Hidroeléctrica Chixoy.

Por fin un acuerdo…

La firma del acuerdo fue confirmado por el 13 de mayo en el Teatro Nacional en la capital, pero por razones inexplicables fue cancelado por el Gobierno y hasta ahora no tenemos una respuesta concreta por la falta de voluntad del presidente del Gobierno. Adivima publicó una carta abierta al presidente en un diario nacional el 1 de junio. Esperamos que el Estado solucione cualquier problema interno para cumplir sus obligaciones lo más rápido posible. Las comunidades merecen una respuesta digna por las décadas de sufrimiento que han vivido.

Marcha de afectados en la hidroeléctrica (Foto Bert Janssens)

Existe un museo Achí en Rabinal, ¿ha servido como consuelo al dolor de la comunidad?

Adivima fundó el primer museo comunitario en Guatemala en 2001, el Museo Comunitario Rabinal Achí. Está abierto todo el año, y todos los días gente de las comunidades afectadas por el conflicto interno pasan para visitar las fotografías de sus difuntos y rezar por ellos. Tenemos programaciones durante los aniversarios de las masacres que ocurrieron en la región y actividades para niños y adultos.

Cronología de las matanzas de Río Negro, Guatemala

1975. Empieza la construcción de la presa sin consultas a la población de Río Negro. La presa está financiada por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. 28 comunidades quedaron afectadas por la presa.

Marzo de 1980. Ante la resistencia de los pobladores a ser desplazados, empiezan las matanzas. 7 personas son asesinadas en la iglesia de Río Negro.

Julio de 1980. 2 líderes comunitarios son mutilados y asesinados.

Febrero de 1982. 73 habitantes de Río Negro son violad0s, torturados y asesinados.

Marzo de 1982. 70 mujeres y 107 niños son asesinados. 18 niños son esclavizados por los paramilitares del Ejército guatemalteco.

Mayo de 1982. 82 personas más de Río Negro son masacradas.

Septiembre de 1982. 92 personas son quemadas vivas en otro pueblo, entre ellos 35 huérfanos de Río Negro.

1993. Se consigue la primera exhumación oficial: 140 cadáveres de mujeres y niños cerca de Río Negro.

1996. Ante la investigación internacional que se llevó a cabo y que probó las matanzas, el Banco Mundial niega cualquier responsabilidad.

1996. Se crea la asociación Adivima.

2008. El presidente Álvaro Colom firma un acuerdo de reparación de los afectados que aún no ha culminado.

13 de mayo de 2010. Colom cancela el encuentro con las víctimas para firmar el acuerdo.

Aral, crónica desde el fin del mundo

Témoris Grecko

Moynaq, Uzbekistán. Parecía un viaje al fin del mundo. Estaba en un país del centro de Asia, Uzbekistán, ya bastante lejos de cualquiera de las más raras ciudades de las que a veces se escucha o se lee en México, y desde su capital, Tashkent, todavía tuve que tomar un tren de 24 horas hasta un lugar que se llama Nukus, en medio de inmensos desiertos. Para llegar a Moynaq, además, me faltaban un taxi compartido y un viejo autobús. La gente me miraba sorprendida, ¿qué hace este extranjero aquí, a dónde va? Parecía que al fin del mundo. Pero no, en realidad me dirigía al fin de un mar. Al final, a su desaparición, a su muerte. A la peor tragedia ecológica causada por el ser humano.

El Mar de Aral fue el cuarto cuerpo continental de agua salada del mundo, con 68 mil kilómetros cuadrados. Es una extensión equivalente a la del estado de Guerrero. Hoy, se ha reducido a 17 mil km2, menor que Hidalgo. En donde había agua, olas, peces y aves, ahora sólo hay arena, sal, polvo, y decenas de extraños cadáveres de metal oxidado. Moynaq, un antiguo puerto pesquero de 40 mil habitantes, al que llegaban los turistas para bañarse en sus playas y tomar sus famosos baños medicinales, se ha convertido en un pueblo en semiabandono, una larga hilera de cascarones de lo que fueron casas, habitado por personas aquejadas por graves enfermedades, que hace mucho que dejaron de soñar con el regreso de los buenos tiempos: ahora estarían contentos si tan solo se pudieran largar.

¿Quién provocó esto? ¿Cómo fue posible que no se dieran cuenta de lo que estaban haciendo?

Por la cola del tigre

Dormí en Nukus y me levanté temprano para ir al sitio donde se congregan los taxis: primero tuve que averiguar cuál iba a Kungrad, una población intermedia, y discutir con el conductor –que sólo hablaba ruso y uzbeko– el precio. Después hubo que esperar una hora a que llegaran más pasajeros, hasta reunir cuatro. Aunque está a unos 200 kilómetros de Moynaq y es mucho más grande –un cuarto de millón de habitantes–, Nukus también es una víctima del desastre del Mar de Aral y se está despoblando. “Yo me voy a donde sea”, me dijo Yevgueni, un joven con el que conversé en un café internet. “Me gustaría ir a Estados Unidos, a Australia, pero si puedo irme a Rusia o, aunque sea, a Kazajastán, allá iré. Karakalpakstán (una república “autonóma” dentro de Uzbekistán) se está muriendo”. Y lo decía sin haber visitado nunca Moynaq.

En el camino era visible la ruina. La desaparición de un cuerpo de agua masivo afectó el clima en una extensa región de Asia Central. Los días sin una gota de lluvia aumentaron de 35 al año a 120. El aire se hizo mucho más seco. De las 173 especies animales que había, sólo sobreviven 38. En el antiguo lecho marino, ahora expuesto al sol, se forman inmensas tormentas de arena, sal y compuestos químicos tóxicos que barren toda la zona. Al margen de la carretera se pueden ver depósitos blancos y pardos de los residuos arrastrados desde largas distancias.

En Kungrad debía cambiar de vehículo. Es otro pueblo feo, de casas sucias y en deterioro avanzado, en el que la gente no encuentra cómo ganarse algún dinero. Un extranjero es una buena oportunidad. Discutí con los conductores de taxi, que aseguraban que no había otra manera de llegar a Moynaq que contratar a uno de ellos, por 100 dólares el día. Encontré un autobús que me llevó por 50 centavos.

Era una reliquia, un camión de marca indistinguible que se movía gracias a sonoras explosiones de diesel y que dejaba densas estelas de humo negro. Cuando llegó a la estación y se detuvo justo a un lado de mí, una nube de mujeres de etnia karakalpak (su idioma es parecido al turco y forman la mitad de la población de Karakalpakstán) apareció de quién sabe dónde, pasó en tropel y ocupó los asientos. Me tuve que apretar en el fondo con otros hombres para recorrer otro centenar de kilómetros hasta Moynaq.

La última parte del camino fue extraña: era como un estrecho terraplén construido sobre una seca planicie. Hace 25 años, Moynaq estaba en Ush Say (Cola de Tigre), una península conectada a tierra firme por esta larga calzada. Y lo que yo veía a izquierda y derecha –dunas y más dunas hasta el horizonte–, entonces estaba cubierto de agua.

Del mar al desierto

Bajé del autobús al lado del decrépito hotel Oybek. Caminé hacia el sur, con un grupo de adolescentes intrigados por mi visita. ¿Que si era un científico con una solución para el desastre? Pensé que los decepcionaba cuando dije que no. Pero estaba equivocado: ya han visto ir y venir a mucha gente sin que nada se resuelva. Almaguin Mat Nazarova, una mujer que conocí más tarde en el pequeño museo de Moynaq, compartió conmigo un dicho local: “Si cada científico que viene a estudiar la desecación del Mar de Aral llegara con una cubeta de agua, ya lo hubieran llenado de nuevo”.

Cien metros más adelante, encontré la desviación hacia el antiguo muelle. Está señalado por lo que parece un reloj de sol, una especie de aguja de cuatro metros de alto en la que los últimos habitantes de Moynaq han plasmado los mapas de su tragedia: de un lado, está uno de 1960 y aparece su pueblo, rodeado de azul. El otro representa el Mar de Aral en 1985, ya partido en dos lagos, uno pequeño al norte, en la república de Kazajastán, y otro más grande al sur, en Uzbekistán, y Moynaq rodeado de marrón arena. La orilla ya aparece a unos cien kilómetros. Hoy está a 160, y el lago sur se volvió a fragmentar: hay uno al oeste y otro al este.

Yo recordaba ese sitio. Cuando era adolescente, cayó en mis manos una revista en español que distribuían las embajadas de la Unión Soviética. En ella se convocaba a un concurso juvenil de reportaje sobre temas de ese país. No sé cómo me había enterado de la tragedia ecológica del Mar de Aral, de la que entonces no se sabía casi nada, pero pensé que les iba a gustar que un chico mexicano tratara el tema, que según yo, debía tenerlos muy preocupados resolviéndolo. Nunca recibí respuesta.

Cuando buscaba documentación sobre el asunto (tarea difícil cuando no existía internet y Uzbekistán era todavía una de las quince repúblicas soviéticas, más desconocida que ahora), encontré una foto de un sonriente grupo de marineros en ese lugar. Varios de ellos mostraban la captura de pescado. Ahora, sólo vi un extraño cementerio. Siete cadáveres de barcos se oxidan casi en fila. Unos 500 metros a la derecha, hay otros dos. En la distancia, a un kilómetro y medio, más o menos, se asoleaba uno más.

Bajé por las escaleras que antaño conducían al agua. La aguja-monumento-mausoleo está sobre unos acantilados en los que todavía se aprecian las huellas del golpe de las olas, pero todo está reseco. Los botes descansan sobre dunas de arena, que convierten la caminata alrededor de ellos en un pesado sube y baja. Uno había perdido la cubierta metálica de la popa y parecía como una dama de la corte francesa del Rey Sol, a la que le habían levantado la falda para dejar al descubierto el armazón de su vestido. También podía compararse con el costillar de un buey argentino tras el paso de cinco gauchos hambrientos.

Subí a algunos barcos, levanté escotillas, abrí puertas, me planté en un puente de mando. Quise imaginar días mejores, las manos del capitán sobre el timón, los karakalpaks recogiendo las redes, los pescados sacudiéndose sobre la borda. Seguramente reían. Pero tal vez ya no mucho. Acaso ya se daban cuenta del triste futuro que se les venía encima. Seguramente constataban que el Aral era menos profundo, que las orillas retrocedían. ¿Habrán pensado en oponerse? ¿En actuar para proteger su medio de subsistencia, el ambiente de sus hijos, el hábitat de su pueblo?

La crisis llegó poco a poco, con una lentitud de décadas. Cuando el Aral se empezó a retirar y la península Ush Say se convirtió en parte de tierra firme, y para conectar su puerto con el mar, los habitantes de Moynaq abrieron canales que con los años tuvieron que alargarse decenas de kilómetros. Hasta que lo que quedaba del Aral se hizo tan poco profundo y tan salino que todas las especies de peces endémicas se extinguieron.

¿Cómo habrá sido el último día? Esos siete barcos están alineados por alguna causa, no me esperaban a mí en formación. En cierto momento, los rudos hombres debieron haber comprendido que no se podía más. Trajeron sus botes con la última marea. Al descender de ellos, el charco ya se había alejado. Bajaron por las escalerillas, con salvavidas al hombro, y plantaron sus botas impermeables sobre montones de arena reseca. Caminaron hacia el muelle. Y se despidieron para siempre del Mar de Aral y de sus vidas de pescadores. De un día para otro, los marineros se convirtieron en hombres del desierto.

Charco de pesticidas

Millones de toneladas de pesticidas, desfoliantes y otros químicos fluyeron hacia el Mar de Aral cuando tenía agua. Hoy, los restos secos de esos productos se mezclan con la arena y la sal en el lecho descubierto. El viento y las grandes tormentas de polvo los dispersan a lo largo de cientos de kilómetros. Los habitantes de Karakalpakstán se esconden cuando las ven venir: Almaguin Mat Nazarova dice que el día se oscurece, el cielo se torna gris y las partículas vuelan por doquier. Quienes quedaron expuestos a ellas pasan horas con una sensación de picor en los ojos y algo como paja en la garganta. Hay científicos que consideran que ésta es la zona más polvorienta del mundo. Pero lo que más preocupa no es la cantidad de polvo, sino su toxicidad.

Cada año, el viento dispersa 150,000 toneladas de partículas que contienen organofosfatos y organocloridos, pesticidas que han caído en desuso por sus efectos en la salud. Ésta es la causa de una explosión de enfermedades: tuberculosis de alcances epidémicos, problemas de riñón, anemias (que afectan a 80% de las mujeres embarazadas), problemas intestinales y gran mortalidad infantil: la mitad de los niños que mueren en la región lo hacen por enfermedades respiratorias, como asma, bronquitis crónica y neumonía. Gracias a que el agua para beber está contaminada, el cáncer y los daños al pulmón son 30 veces más elevados de lo que eran antes de la tragedia. Por eso, quien no se ha ido sueña con hacerlo.

Lo peor es que no se trata de las consecuencias inesperadas de la acción humana. Documentación de los años 50 indica que los planeadores soviéticos que decidieron transformar las repúblicas de Asia Central en una inmensa reserva productora de algodón para la URSS sabían que el Mar de Aral desaparecería. Y no se preocuparon por las consecuencias ambientales. En 1964, Aleksandr Asarin, del Instituto Hidroproyecto, señaló que el Mar estaba condenado: “Es parte de los planes quinquenales, aprobados por el Consejo de Ministros y el Politburó. Nadie en los niveles inferiores se atrevería a decir una palabra para contradecir esos planes, ni siquiera si se trataba del destino del Mar de Aral”.

En 1959, los burócratas de Moscú concibieron un plan brutalmente ambicioso para irrigar extensos pedazos de desierto y transformarlos en plantaciones. El agua del Mar de Aral provenía los ríos Amu Darya y Syr Darya, que jugaron un papel destacado en la historia asiática desde que Alejandro Magno conquistó la región hace 2400 años. Los soviéticos desviaron el líquido a través de extensas redes de canales. Como no estaban entubados, sino al aire libre, y no los hicieron a prueba de filtraciones, una parte considerable del agua se pierde por evaporación solar y fugas. Además, convirtieron los ríos en un vertedero de desechos químicos, que fue lo que llegó al Mar de Aral. En dos décadas, los peces y muchas especies murieron por envenenamiento, y las aguas se retiraron. Hoy, la costa está a ciento sesenta kilómetros de Moynaq.

Y no hay solución a la vista. En la parte norte de lo que queda del Mar de Aral, en Kazajastán, el gobierno ha construido diques para estabilizar un pequeño lago, con lo cual consiguió que se elevara el nivel del agua y reaparecieran algunas especies marinas. La parte sur, la que ya se dividió en mitad oeste y mitad este, se sigue empequeñeciendo, y esta última desaparecerá en pocos años. El gobierno de Uzbekistán reconoce la tragedia pero, a fin de cuentas, le importa más seguir produciendo algodón y no va a tomar medida alguna para que aumente el caudal del Amu Darya que va a dar al lago.

Aunque a donde yo fui era la muerte de un mar, cuando me marché de ahí, ya me pesaba en la mirada y en el espíritu como si atestiguara el fin del mundo. Me pregunté cuál es la diferencia entre lo que han hecho con el Mar de Aral y lo que estamos haciendo con nuestra Tierra. Quizá sea sólo cuestión de tiempo. Aquí aprendí que las agonías pueden ser muy lentas.

Artículo publicado en Quo México y cedido por el autor.

Fotos: Dieter Telemans, ARP

Viaje al corazón del alto Sinú

Alfredo Molano

La historia expansiva y depredadora de la gran ganadería que ha imperado en el departamento de Córdoba (Colombia) desde mediados del siglo XIX explica buena parte de la violencia que vive la región desde el asesinato de Jorge E. Gaitán. Pero es, además, el principio en que se funda la decisión del gobierno de Uribe de construir el embalse Urrá II, “Proyecto río Sinú”. Las hidroeléctricas de Córdoba no son un asunto de energía y ni siquiera de aguas. Son un problema de tierras.

El río Sinú nace en el Paramillo, páramo excepcional que recoge las aguas de los ríos Tigre, Manso y Esmeralda; lo estrecha la loma donde se construyó Urrá I y luego se riega por las sabanas, alimenta las ciénagas y desemboca en Tinajones. Su hermano gemelo, el San Jorge, hace el mismo oficio, pero bota sus aguas al Cauca, en la depresión de Mompox. Todas son tierras riquísimas para los ganaderos por la fertilidad del suelo, y riquísimas también para los campesinos que cultivan maíz, yuca, malanga y que son, a su vez, pescadores.

En el fondo, estas modalidades de aprovechamiento de la riqueza criada por los ríos son la causa de un conflicto social que desde fines del siglo XIX no cesa. Los ganaderos buscan, por cualquier medio, desecar las ciénagas para ampliar sus haciendas, y los campesinos –trabajadores anfibios, herederos de los zenúes– resisten porque de ellas proviene su comida. Desde los años 50 del siglo pasado, políticos, empresarios y hacendados sueñan con planes que regulen las aguas. El presidente Uribe, entre otros grandes propietarios, tiene una de sus haciendas en Ciénaga de Oro.

Los distritos de riego construidos en los años 60 y los proyectos Urrá I y Urrá II obedecen a ese propósito y han desencadenado enfrentamientos sociales que desembocan en la guerra entre paramilitares y guerrillas. No obstante, los ríos seguían reclamando sus cauces y las ciénagas sus orillas, sobre todo en las zonas bajas del Sinú y del San Jorge. Fue uno de los argumentos para construir Urrá I y proyectar Urrá II. El otro fue la producción de energía eléctrica en momentos en que el país entero vivía el apagón en 1990. Miles de millones de dólares se pagaron en estudios y diseños y, por fin, en 2000, entró en servicio Urrá I –con 340 MW de potencia el 2% de la energía eléctrica del país–  y un embalse que inundó 7.400 hectáreas y costó 800 millones de dólares financiados por la banca mundial.

Para ese momento el excedente  en el sistema eléctrico interconectado nacional era del 35%. Según Corelca (Corporación Eléctrica del Atlántico Norte), el aporte de Urrá I habría podido ser asumido sin los costos sociales por las hidroeléctricas de La Miel, el Guavio o Chivor. La obra generó varios conflictos y acentuó otros. El más conocido fue la movilización del pueblo embera katío contra el proyecto. Los cabildos consideraron que la obra en su conjunto invadía su territorio, afectaba su economía, aceleraba la colonización campesina, amenazaba su cultura y ponía en peligro su seguridad alimentaria al extinguirse el pescado de los ríos. En varias oportunidades paralizaron los trabajos de construcción, se tomaron oficinas de la empresa y organizaron una marcha a Bogotá. El asesinato de Kimy Pernía y otros líderes indígenas de este pueblo simboliza esa lucha.

La obra había sido construida sin consulta previa con las comunidades indígenas, como la ley obliga. Interpuesta una tutela, la Corte Constitucional (sentencia T 652/98) falló a favor de los nativos y ordenó la suspensión inmediata de los trabajos – tres días antes de ser inaugurada por el presidente Samper–  y el pago de una indemnización “al menos en cuantía que garantice la supervivencia física del pueblo embera katío, mientras elabora los cambios culturales, sociales y económicos a los que ya no puede escapar y por los que los dueños del proyecto y el Estado, en abierta violación de la Constitución y la ley vigentes, le negaron la oportunidad de optar”. Como evidencia del daño, se registró el desplazamiento de 6.000 pobladores de cuatro asentamientos indígenas y 17 más dispersos para llenar el embalse.

Los indígenas no fueron los únicos afectados. En el vaso del embalse había 500 familias campesinas censadas, que fueron desplazadas. La construcción de vías de la obra, la demanda de obreros y la pobreza campesina aceleraron la colonización de la región y, con ella, el cultivo de coca y amapola, los desacuerdos entre colonos e indígenas y el enardecimiento de la guerra entre las guerrillas y los recién creados grupos paramilitares en el alto Sinú.

Aguas abajo de la hidroeléctrica, las consecuencias no han sido menos dañinas. Al interrumpir la subienda, necesaria para el desove, la mayoría de las especies ha mermado su tamaño y algunas han desaparecido o están siendo amenazadas de extinción. Los pescadores han protestado con frecuencia y con vehemencia, no sólo porque su nivel de ingresos ha disminuido, sino porque la alimentación de la región se ha visto comprometida. El cambio de niveles del río acelera la erosión de sus orillas y aumenta la sedimentación del cauce. La ciénaga de Lorica se colmata a pasos gigantescos; los desbordamientos son cada vez más peligrosos y frecuentes.

Déficit acumulado

Poniendo entre paréntesis los efectos anotados, cabría preguntar si Urrá I ha cumplido los propósitos que le fueron asignados por el Gobierno y por los gremios regionales. El balance es negativo. Urrá I se ha dedicado a la generación de energía en desmedro de la regulación de las aguas del río Sinú. Desde el punto de vista ambiental, el embalse no ha logrado impedir las inundaciones aguas abajo de la presa. La más grande fue a mediados del año pasado, cuando subió dos metros arriba de la altura máxima de desbordamiento e inundó las llanuras de Cereté y Pelaya y aun el centro de Montería. “El río se emborracha –dicen los indígenas– y sale a buscar cambambas por pueblos, barrancas y potreros”. No obstante, según el Gobierno “en 110 ocasiones (la obra) ha logrado soportar grandes crecientes que hubiesen repetido históricas inundaciones”.

Urrá I tampoco ha servido como fuente de ingresos para la Nación. En palabras del ingeniero Rafael Melo, que dirigió el Plan Energético de Corelca (Corporación Eléctrica de la Costa Atlántica) en Barranquilla: “Urrá I nunca ha dado utilidades y nunca se debió construir porque nunca se necesitó”. Así lo confirma el informe Conpes del 19 de mayo de 2008: Urrá I ha generado sólo pérdidas en los estados financieros reportados, tanto que el Gobierno se vio en la necesidad de tercerizar el complejo, es decir, entregarle la empresa a un tercero para que la administrara. Según una destacada abogada de Córdoba, Urrá I no es rentable: “Es una carga para el Estado; en ocho años de operación no sólo no ha dado utilidades, sino que el déficit acumulado a 2007 es de $824.000 millones”.

A raíz del incumplimiento sistemático de los arreglos que indígenas y Gobierno habían firmado desde 1994, que contemplaban el pago de indemnizaciones millonarias y la construcción de obras de infraestructura complementarias, los cabildos se movilizaron a Montería y a Bogotá en 2005. El resultado fue un nuevo acuerdo en el que el Gobierno, al no encontrar “necesario, conveniente ni factible el proyecto de Urrá II, se abstendrá de promover, autorizar y construir dicho proyecto”.

Dos años después, en julio del 2007, el río Sinú se desbordó y el Gobierno estuvo a punto de declarar la emergencia económica. La empresa aprobó como paliativo parcial elevar en dos metros la cresta de Urrá I. La obra fue contratada con un costo de 4,2 millones de dólares, para aumentar la capacidad de almacenamiento de agua de 1.740 millones a 1.884 millones de metros cúbicos. Hasta el momento no se conocen estudios de impacto ambiental sobre la ampliación del embalse. Sin embargo la obra fue realizada.

El Sinú se sedimenta con los taludes que caen de la represa y se empeora la calidad del agua (foto Conchita Guerra, ARP)

En septiembre de ese mismo año 2007, el Presidente Uribe anunció en Maicao que el Gobierno construiría Urrá II. El Ministro de Minas pasó al bate. En Montería volvió a las andadas y anunció la constitución del Proyecto río Sinú, cuyo fin sería “el control definitivo de las inundaciones en las partes baja y media de la cuenca”. Al mismo tiempo solicitó al Ministerio de Ambiente renunciar a emprender estudios de alternativa. Hablando duro, sentenció: “Y no me vengan con pamplinas ambientales”. Urrá II sería un embalse cinco veces más grande que Urrá I: inundaría 53.000 hectáreas, costaría 2.000 millones de dólares y generaría 420 MW. La hidroeléctrica entraría a funcionar en 2017, cuando ya se hayan entregado otras represas como Fonce III, Pescadero, La Miel II, Besotes, Chimbo, que en conjunto significarán un excedente del 25% de energía, y elevaría esta cifra al 27%.

Planes sin secreto

En círculos de expertos se opina que la nueva central tiene dos fundamentos reales. De un lado, beneficiar a los grandes propietarios de tierra de la cuenca entre Tierralta y Tasajeros. No son muchos por ser muy grandes. La Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge guarda en secreto un listado completo de grandes beneficiarios, muchos conocidos parlamentarios y no pocos testaferros de los paramilitares. La regularización del nivel de las aguas del río, quebradas, ciénagas y humedales, les daría la posibilidad de ampliar sus haciendas sobre las zonas recuperadas a las aguas y sembrar cultivos de alto rendimiento como la palma aceitera, la acacia magium y la caña de azúcar.

Son los planes y no son secretos. Una aspiración que responde a la tradición de ampliar sus predios sobre tierras desecadas y de expulsar los campesinos que aún hoy viven de la pesca y la pequeña agricultura. La expansión terrateniente beneficiada por la acción criminal de los “paras” se fortalecerá con la nueva hidroeléctrica. Se dice que el paramilitar Salvatore Mancuso posee grandes propiedades en la zona. Conocedores de la región vinculan el desplazamiento al proyecto río Sinú. De ser así, los grandes propietarios, armados de sus influencias políticas, harían invertir al resto de colombianos en un proyecto cuyos principales beneficiarios serían ellos mismos.

Ahora bien, desde el punto de vista del negocio eléctrico, no se descarta que Urrá I sea vendida a empresas privadas para invertir en la financiación de la transversal de la Costa que romperá el Tapón del Darién y comunicará Montería y Medellín con Panamá. Sería una opción complementaria a la venta de electricidad producida por Urrá II al sistema eléctrico de Puebla-Panamá, que se adelanta en América Central y que Uribe quiere extender hasta Putumayo.

La inundación de 53.000 hectáreas en el alto Sinú tiene tres grandes consecuencias: primero, inundaría una parte importante del resguardo indígena del alto Sinú, ya golpeado por Urrá I. Los indígenas han dicho que no quieren y no permitirán más hidroeléctricas allí. Es previsible que las movilizaciones de los embera katío vuelvan a ponerse en marcha. En segundo lugar, el nuevo embalse también inundaría gran parte del actual Parque Nacional de Paramillo, considerado una de las pocas protecciones que hay de un sistema ecológico excepcional por su situación entre los Andes y los dos océanos: desaparecería casi en su totalidad el bioma de selva húmeda del bosque ribereño y de las llanuras aluviales de los ríos Sinú, Esmeralda, Manso y Tigre, y la Ciénaga del Barrial, reconocida por su gran valor faunístico y florístico y declarada una de las áreas intangibles del Parque Nacional.

En tercer lugar, y es un efecto muy grave: dado que al inundar gran parte de los ríos de la cuenca alta del Sinú, el embalse requerirá aguas adicionales, sería necesario el trasvase del río San Jorge hacia el embalse, como había previsto el proyecto anterior. Los efectos ambientales son notables y han sido denunciados: la mezcla de aguas de diferentes cuencas que suponen composiciones y calidades diferentes afectaría la vida en la hoya del Sinú. Y los efectos sobre el San Jorge no serían menores: al mermar sus aguas, afectaría la pesca y la alimentación de la población ribereña. Peor, aceleraría la desecación de todos los espejos de agua —vasos comunicantes— de la depresión momposina, función que aplauden los terratenientes. Las ciénagas de Ayapel, La Florida, La Cruz, Machado y Punta Blanca se sumarían a la desaparición paulatina de las ciénagas del Sinú: Betancí, Martinica, Grande de Momil.

El recurso de la pesca para los emberá-katío ha sido esquilmado y esto genera desnutrición en los menores (Foto Conchita Guerra, ARP)

No es fácil entender para los colombianos que no tenemos intereses electorales en la Costa, ni haciendas en las cuencas del Sinú y San Jorge, ni empresas constructoras de represas, las razones que han llevado al Gobierno a desconocer los acuerdos firmados con las comunidades indígenas. Un Estado responsable no puede echar por la borda su palabra. Tampoco es justificable que se desconozca la legislación vigente sobre parques nacionales y resguardos indígenas y se proponga, a cambio de las tierras, inundar ilegalmente un globo de 50.000 hectáreas en otra región, como forma de compensación.

Los grandes beneficiados por las obras de Urrá II son una minoría en comparación con el daño sufrido por la mayoría de ribereños que verán disminuidos sus recursos alimenticios, y expropiadas sus tierras a cambio de unas vagas promesas de empleo en el proyecto o en las empresas beneficiadas. Se sacrificaría uno de los pocos refugios de fauna y flora de la región a favor de intereses particulares. El conjunto de efectos llevaría a exacerbar los enfrentamientos étnicos, sociales y políticos que generó Urrá I y que su funcionamiento no pudo resolver. Quizás haya interés en sectores guerreristas de mantener atizado el fuego. O quizá sea un mero regalo de Uribe a los propietarios que han sido fieles a su causa política, que no son muy distintos a quienes son hoy acusados de parapolítica o de colaboración con el paramilitarismo.

En noviembre de 2008, basados en un concepto que emite la Unidad de Parques Nacionales, que destaca los valores ecológicos y ambientales del Parque Nacional Natural de Paramillo, el Ministerio de Ambiente no tuvo otro remedio que declarar que no se podrá realizar el Diagnóstico Ambiental de Alternativas para el Proyecto río Sinú o Urrá II. Sin este diagnóstico no se puede dar continuidad al trámite de construcción del embalse. Sin embargo, según el periódico El Universal en noticia publicada el 12 de junio de 2009, el presidente de la Empresa Urrá se refirió al concepto jurídico del Ministerio de Ambiente: “Somos respetuosos de la ley, pero haremos uso de otra instancia y esperaremos. Todavía no se ha dicho la última palabra”.

Extracto autorizado del artículo publicado en el periódico El Espectador

el 15 de enero de 2009, con actualización de información.

China: un trasvase en superlativo

El agua destaca como el más importante de los recursos naturales escasos y mal distribuidos

Zigor Aldama

Shanghai. Los recursos naturales se han convertido en un bien escaso y mal distribuido. Entre todos ellos, el agua destaca como el de mayor importancia. No es nada nuevo. La Humanidad ha tendido siempre a concentrarse en los márgenes de los ríos, pero la superpoblación y el cambio climático están cambiando las reglas del juego.

Hace tiempo que China trata de manipular el clima. Lo hizo durante los Juegos Olímpicos de Pekín, primero para limpiar la atmósfera con lluvia y después para evitar su precipitación, y lo sigue haciendo siempre que se presenta una ocasión relevante. También tiene entre manos algunos de los mayores proyectos hidrológicos, entre los que se encuentra el de la presa de las Tres Gargantas. El objetivo es utilizar a su antojo las fuerzas de la naturaleza.

Ahora, Pekín ha ido un paso más allá con la aprobación del mayor trasvase del mundo. A su lado, el Plan Hidrológico Nacional es un juego de niños, una nadería. Una vez más, China se viste el superlativo para dar solución a sus graves problemas estructurales. En esta ocasión dará respuesta a la crónica falta de agua de las principales ciudades del norte del país, incluida la capital, Pekín. El Gobierno ha dado luz verde al desvío de parte del caudal de la principal vía fluvial, el río Yangtsé, para enviar 44.800 metros cúbicos de agua al año a una población que se estima en unos 400 millones. Lógicamente, el presupuesto de esta obra faraónica es también de récord, de cerca de 47.000 millones de euros.

Las dos primeras fases, que suponen la construcción de casi 5.000 kilómetros de canales, ya han comenzado, y estarán listas para 2015. Entonces, Pekín, Tianjin y Shijiazhuang, entre otras, recibirán 16.000 metros cúbicos de agua, suficiente para sostener el crecimiento económico, agrícola y demográfico que viven las grandes urbes chinas.

Pero el problema es más grave en China: sus desiertos avanzan, y las reservas de agua potable decrecen. Tanto que el Gobierno ha lanzado un mensaje de alarma; reconoce que el sistema actual no es sostenible, y que el 7% de la capacidad hídrica del mundo será insuficiente para abastecer al 22% de su población (la suya) si se continúa contaminando las aguas como hasta ahora y si la industria no se moderniza para utilizar menos líquido en su producción.

China cuenta actualmente con 2,8 billones de metros cúbicos de agua, de los que sólo 840.000 millones pueden ser utilizados. La demanda actual es de unos 560.000 millones anuales. Si crece al ritmo actual, en una década China no tendrá qué beber. “Además, la mayor parte de las instalaciones purificadoras son viejas y no están preparadas para hacer frente a la polución actual, con lo que se corre el riesgo de un aumento de enfermedades”, admitió el viceministro de Sanidad, Chen Xiaohong.

Una mujer recoge leña en Badong, entre las ruinas de los edificios tras desalojar la comunidad (foto Pierre Montavon, ARP)

Una mirada a las aguas del Yangtsé no deja lugar a dudas. Discurren marrones, y viajan acompañadas de una multitud de objetos flotantes procedentes de hogares e industrias. No ayuda en absoluto el denso tráfico de todo tipo de embarcaciones, generalmente viejas barcazas roñosas que transportan materias primas del interior pobre al boom de la costa este. Hay que ir hasta el Tíbet para encontrar agua limpia, y el techo del mundo cada vez recibe menos precipitación. Sus glaciares están derritiéndose y eso podría poner en peligro la propia cuenca de los ríos. Por si fuera poco, la población china se está aficionando a una nueva marca de agua mineral, Lluvia del Tíbet, que se comercializa en los supermercados al lado de la francesa Evian, y que se ha convertido en la principal exportación del Tíbet gracias a los eslóganes que alaban sus propiedades purificadoras.

Los cerebros del trasvase, que han desoído los gritos de las organizaciones ecologistas que han tachado el proyecto de “barbaridad” y de las 400.000 personas que tendrán que ser desplazadas, aseguran que el precio del agua que llegue por este nuevo camino será económico, de en torno a 17 céntimos de euro por metro cúbico (1.000 litros), más o menos lo que se paga actualmente en Pekín. “No llevar a cabo el trasvase podría duplicar el costo para el ciudadano y para las empresas”, aseguró el portavoz del Ministerio de Industria.

La obra enlazará los caudales del Yangtsé, el río Amarillo y el río Huaihe, a través de otras tantas redes de canales que correrán de norte a sur, y que estarán finalizadas en la década de 2050. Entonces, el agua trasvasada será similar al total que fluye por el río Amarillo, el segundo en importancia del país. A lo largo de los canales se irán construyendo represas de diversos tamaños, que son la principal fuente de crítica por parte de ecologistas y desplazados. A pesar de ello, el Gobierno asegura que no sólo se trata de repartir el agua de forma ecuánime, sino de evitar que esté contaminada y, por lo tanto, de mejorar la calidad de vida de los 600 millones de personas que no tienen acceso a agua limpia en China. ¿Hasta qué punto justifica el fin los medios?

Tras desalojar Fengjie, demolieron las escaleras que conducían al puerto (Foto Luo Wen Da, ARP)

Article cedit per Global Talent (http://www.ca.globaltalentnews.com).
Vegeu l’original: http://www.es.globaltalentnews.com/mundo/corresponsalias/1175/Trasvase-en-superlativo.html

Danielle Miterrand: “Los servicios que la gestionan deben garantizar un acceso gratuito al agua necesaria cada día”

Xavier Martínez-Galiana

Danielle Miterrand camina despacio mientras se dirige a sala del Museu Marítim de Barcelona. Va cogida del brazo de un hombre más joven, quien, a su vez, ejerce como traductor. Viste una chaqueta roja, bien visible, y esconde sus 85 años bajo una cabellera de color castaño. Mira la sala, ve que aún hay muchos asientos libres y se sienta en primera fila, al lado de Pedro Arrojo, el director de la asociación Agua, ríos y pueblos y quien la ha invitado a dar una conferencia en uno de los actos estrella de la Agenda Ciudadana de la exposición con el mismo nombre. Ella no podía faltar. Sorprende verla ahí, repasando algunos datos de entre sus apuntes, antes de comenzar la conferencia titulada El reto ético para una nueva gestión del agua: el derecho humano y la gestión pública.

No es la imagen  habitual de una exprimera dama de Francia. Por ningún lado aparecen el divismo ni el séquito. Se ve a una mujer frágil en apariencia, pero con una fuerza interior que destila una sabiduría capaz de expresarse así: “Hay que apoyar la emergencia de nuevas experiencias coherentes, bajo la inspiración de la vida frente al materialismo del negocio”. Dice esto al referirse a la decadencia del sistema capitalista, al que reconoce algunos éxitos, pero cree que ya no es momento de protegerlo. Se trata ahora de apostar por “enfoques de nuevos modelos que nos acerquen más a la felicidad”, resume.

La felicidad que propone Danielle Miterrand no es la espiritual, la de la realización y armonía del ser. Al menos esa no es la prioritaria. Habla de una felicidad que proviene de satisfacer las necesidades básicas y cotidianas de la persona. Una base sólida para su desarrollo completo.

Desde 1986, Danielle Miterrand preside la fundación France Libertés para la defensa de los derechos humanos de las comunidades indígenas, la democracia participativa, la economía responsable y el acceso de los pueblos a sus propios recursos naturales. Sobre todo el agua. “¿Por qué?”, “¿qué ha pasado?”, “¿qué hemos hecho?” son las preguntas que Miterrand lanza a modo de reflexión para iniciar su conferencia.

Se refiere, por ejemplo, a cómo el 90% de los ríos del planeta no son potables o cómo se ha incrementado el número de peces hembra por trastornos genéticos causados por la contaminación. “El agua –afirma– es un bien común no sólo de la comunidad humana, sino también de todos los seres vivos”. La clave esencial para encontrar soluciones reside, según Miterrand, en cuestionar el sistema mercantil en que estamos inmersos. “El sentido mercantil induce a la muerte, a situaciones de asesinato, o no supervivencia, de quienes no pueden pagar”.

Danielle Miterrand, fuerza con sabiduría (foto eitb.com)

Intereses en el Foro Mundial

La privatización de los servicios de gestión del agua en muchos lugares del mundo, también en las ciudades europeas, ha conducido a fundaciones como France Libertés a defender con uñas y dientes esta máxima: “El agua debe ser accesible para todos”. Pero ha de entenderse el acceso al agua como un derecho humano, no como un bien económico susceptible de beneficio. Este es uno de los tres principios esenciales que enumera en su conferencia. El segundo: “El agua no puede ser una mercancía. No puede tener precio como tampoco tiene precio la vida”, apunta Danielle Miterrand. El tercer principio: “Los servicios que gestionan el agua deben garantizar un acceso gratuito al agua necesaria cada día”. Y aquí apostilla: “Para ello es necesaria una buena gobernanza política” y, por otro lado,  “ha de devolverse el agua limpia al medio del que la hemos tomado”.

Cuando uno de los asistentes a la sesión le plantea el peligro creciente de las guerras por el agua en el futuro, la activista francesa le responde de forma contundente que ya son una realidad. “Miren los mapas del mundo y puede que donde haya bases militares exista un vínculo con los recursos naturales”. Lo ilustra con diferentes casos: China y su interés por mantenerse en el Tíbet, donde nacen algunos de los ríos asiáticos más caudalosos; Iraq y el conflicto subyacente por el control del Tigris y el Éufrates como causa a su vez de la segunda guerra del Golfo, y también el dominio del agua en el tablero palestino-israelí. “La vocación del agua es vincularnos a unos y a otros, a pueblos enteros. Los ríos no tienen fronteras”, relata.

En 2012 se celebrará en Marsella otro foro mundial del agua, organizado por empresas multinacionales con intereses en el sector. Al contraforo intentarán asistir desde France Libertés para presionar a los gobiernos a desprivatizar el agua. “Critico a las instituciones públicas que no asuman sus funciones en temas de agua y deleguen en empresas privadas”, expone.

Miterrand expresa su deseo de que algún día se constituya una auténtica autoridad global del agua, auspiciada por Naciones Unidas y capaz de resolver los problemas de agua en el mundo. De momento, ella es una “autoridad moral”, como la ha bautizado Pedro Arrojo. “Aspiro a que seamos capaces de restablecer los equilibrios de la Tierra”, concluye.

Entrevista. Marco Arana, candidato a la presidencia de Perú: “Un presidente no tiene poder para enfrentarse a una multinacional”

Clara Garcia

Marco Arana nació en Cajamarca, ciudad de Perú en la que la explotación minera a cielo abierto ha destruido el paisaje y ha acabado con las fuentes naturales de agua. Desde hace un año forma parte del Movimiento Tierra y Libertad, con el que se presentará como candidato a la presidencia de Perú en las elecciones del próximo año.

Arana, que es sacerdote diocesano, también es fundador de la ONG ambientalista Grufides (Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible), que lucha por los derechos de las comunidades. El trabajo que ha adelantado hasta ahora lo ha hecho merecedor del Premio Nacional de Derechos Humanos y del Premio de la Paz de Aquisgrán, que otorga la ciudad alemana de este nombre.

¿Qué le movió a fundar un partido político?

La necesidad de introducir cambios en la política económica que tuvieran dos pilares: la reducción de la pobreza y la sostenibilidad económica, que se practica descuidando la naturaleza.

¿Cuál es el poder real de un presidente para enfrentarse a una multinacional?

No se trata del poder de un presidente sino de que haya una institucionalización y sea la sociedad la que promueva el cambio. El movimiento político y el social han de ir juntos. No solo se trata de democratizar el país, también al gobierno.

Si llega a la presidencia, ¿iniciará un debate con otros estados para cambiar la situación de las multinacionales en Latinoamérica?

Promoveremos las negociaciones multinacionales en los estados. De hecho, asociaciones como Unasur [Unión de Naciones Suramericanas] o Mercosur ya lo están haciendo. Además, iniciaremos procesos de integración, no solo de carácter mercantil, también financiero. Perú es un lugar estratégico en las rutas de comercio por su situación geográfica, así que intentaremos establecer nuevos flujos.

¿Es posible cambiar la dinámica de las multinacionales en Latinoamérica?

Los anteriores procesos muestran que sí.

¿Cómo?

Renegociando los contratos e incluso anulándolos si causan daños a la economía. Hay que someter la economía a fines éticos, ecológicos y sociales.

Yanacocha, la compañía minera más grande de Suramérica y la empresa que explota la mina a cielo abierto de Cajamarca, aún tiene ventajas económicas por las leyes de Fujimori. ¿Qué más queda en Perú del Gobierno de Fujimori?

Aún no hay transparencia en los contratos, las cuestiones ambientales están sectorializadas y todo está segmentado. Queda  también la pérdida de soberanía de los recursos naturales: cada gobierno se hace dueño de la naturaleza. Y, sobre todo, quedan las prácticas administrativas, que continúan sometidas a mecanismos de corrupción.

¿Siguen siendo los militares un núcleo de poder en Perú?

Pese a que los militares quedaron en descrédito por el apoyo que le dieron a Fujimori, continúan teniendo importancia. Algunos antiguos militares, ahora jubilados, han creado empresas de seguridad. Desde estos sectores se ejerce presión para apoyar la minería con la que se costea el gasto militar.

¿Qué han hecho los gobiernos anteriores para cambiar la situación de Cajamarca?

Las autoridades locales y regionales han contribuido en la minería y han suscrito convenios para su conveniencia. Hay una crisis de gobernabilidad porque hay muchos gobiernos que eran totalmente antimineros y cuando llegan al poder, se vuelven a favor de la minería para beneficiarse de la economía.

¿Cómo actuaría usted al respecto si llegara a la presidencia?

La primera medida de mi gobierno sería hacer un shock anticorrupción. Desde Tierra y Libertad proponemos cinco medidas principales para terminar con la corrupción: la imprescriptibilidad de los delitos, las anulaciones de los beneficios penitenciarios, la sobrepenalización de los delitos de corrupción (actualmente la pena máxima es de ocho años), que se impida de por vida la postulación a cargos públicos de los que tienen anteriores delitos de corrupción y que la excarcelación esté sujeta a que se devuelva el dinero que se robó.

Siga.

Perú necesita también un cambio en la administración de justicia, que también es corrupta.

El padre Arana (foto blog Desde la Amozonía Loretana)

¿Hay tanta corrupción como en tiempos de Fujimori?

Desde hace veinte años la corrupción se ha llegado a convertir en una subcultura, es algo que la sociedad ve como normal.

¿Qué proponen al respecto?

Plantearíamos también una institucionalización en materia ambiental. En este sentido sería imprescindible crear un plan de ordenamiento territorial y otro de gestión de aguas. También modificaríamos la política económica para diversificar la economía, impulsando el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas.

En el contexto de la actual situación de crisis del mundo occidental ¿hasta qué punto cree que los estados deberían implicarse con los países más necesitados?

El problema es que el instrumento principal ha sido la ayuda al desarrollo, que ha generado una gran dependencia de los países pobres. Yo creo que se podrían establecer otras opciones.

¿Cuáles?

En materia ambiental promover una internalización de los cambios y fortalecer los mecanismos de regulación de los estados. No se trata de promover una política de ruptura y aislamiento, sino de cambiar algunas cuestiones. Otro de los ámbitos primordiales que debería hacerse en política internacional es el intercambio académico y científico.

¿Qué pueden los ciudadanos para evitar desastres naturales como el de Cajamarca?

Primero tenemos que acrecentar la ciudadanía global, la conciencia de derechos. Hay que globalizar las cuestiones ambientales. Se necesita un cambio de información más activo. Se deben fortalecer los espacios de iniciativas políticas. Lo ecológico es lo sociológico, así que hay que hacer las dos cosas de manera conjunta. Antes, decir que Yanacocha contaminaba el agua estaba prohibido, hablar ahora del tema no habría sido posible sin una mayor concienciación.

¿Qué pasará con Cajamarca cuando Yanacocha cese su actividad?

Cajamarca puede pasar a ser una ciudad fantasma. Para evitarlo se deben introducir ya políticas de control de la expansión, laborales, de control de fuentes de agua.

Ecozine premia a la asociación Agua, Ríos y Pueblos por su lucha medioambiental

Papel de Aguas

El Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente de Zaragoza, Ecozine, en su tercera edición, ha premiado a la asociación Agua, Ríos y Pueblos. Se trata de una de las dos menciones especiales del jurado, que ha recibido en reconocimiento a su lucha en defensa del medio ambiente. El pasado viernes 28 de Mayo tuvo lugar la gala, en que se premiaron diversos trabajos creativos audiovisuales.

Palmarés:

La película ganadora del premio del Jurado Internacional al mejor documental de más de 30 minutos fue para la argentina Vienen por el oro, vienen por todo, de los realizadores Pablo D´Alo y Cristian Harbaruk.

La producción ganadora del premio del Jurado Internacional en la categoría hasta 30 minutos resultó la italiana Be water my friend, del director italiano Antonio Martino.

El Jurado Internacional también concedió las siguientes menciones:

Mención de Honor en la categoria de más de 30 minutos al documental argentino Gurises al abordaje: papeleras codirigido, por Dimas Games y Lázaro Llorens.

Hubo Mención de Honor en la categoría hasta 30 minutos al corto de animación canadiense Les anges déchets, de Pierre Trudeau.

El premio del público joven en la Sección Jóvenes se lo llevó el cortometraje de animación uruguayo La canilla perfecta, de Water Turnier.

El premio que otorga la Asociación Ecozine a la asociación o persona destacada por su lucha en la defensa del medio ambiente lo obtuvo la asociación Agua, Ríos y Pueblos en colaboración de la Fundación Nueva Cultura del Agua.

Fuente: http://es.paperblog.com/palmares-ecozine-2010-161452/

Ver más: www.ecozine.es

Pedro Arrojo en la recogida del galardón (foto T. Heiskel)