La presa de Ilisu sobre el río Tigris · Turkía


INUNDAR EL EDÉN

El faraónico Proyecto del Sureste de Anatolia (GAP), impulsado por el Gobierno turco desde
los años 60, prevé la construcción de 22 pantanos y 19 centrales hidroeléctricas en el valle
del Tigris, como pretendido motor de desarrollo en la zona. Sin embargo, la comunidad kurda
denuncia que todo forma parte de una estrategia de dispersión de su pueblo a fin de diluir
su identidad y acabar con su cultura.

La presa de Ilisu, es el proyecto hidroeléctrico más grande del país y supondría el desplazamiento
de 78.000 personas, en su mayoría kurdos; inundaría 68 pueblos, además de la histórica ciudad
de Hasankeyf, con sus 10.000 años de antigüedad y generaría serios problemas aguas abajo, en
Siria e Irak.

Sin embargo, la campaña internacional contra la presa de Ilisu denuncia la falta de consulta a
los afectados, la negativa a considerar otras alternativas y los graves impactos medioambientales,
sociales y culturales que acarrearía, así como la ausencia de un plan de realojo y compensación
para los desplazados.

Textos: Anna Irvin y Marisancho Menjón
Fotografía: Micah Garen/Four Corners Media y Christian Kaiser

más info

Esta entrada fue publicada en Asia, Derechos humanos, violancia y agua y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.