La desaparición del Mar de Aral – Kazajstán / Uzbekistán

UN DESIERTO DE SAL ANTE LOS OJOS

El Mar de Aral, en su día el cuarto lago más grande del mundo, ha visto drásticamente
reducidos su volumen y extensión en las últimas décadas debido al desvío masivo del caudal
de los ríos Amu Daria y Syr Daria, sus tributarios principales, para el cultivo del algodón
en lejanos territorios de secano. Hoy, su tamaño se ha reducido en un 75%, pues a menudo sus
ríos no llegan a aportarle agua en absoluto. Ciudades que en otro tiempo vivieron del bullicio
portuario, el transporte, la pesca y las industrias de conservas de pescado, se hallan hoy en
mitad de un desierto de sal, a cientos de kilómetros de la costa.

La población sufre graves trastornos de salud (enfermedades respiratorias crónicas, fiebre
tifoidea, hepatitis y cáncer de esófago) y las tasas de mortalidad infantil se encuentran entre
las más elevadas del mundo. La imagen de los antiguos barcos varados en el desierto se ha
convertido en el paradigma del desastre ambiental y humano debido al uso irracional del agua.

más info

Esta entrada fue publicada en Asia, Degradación de ecosistemas y hambre. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.