Exposición fotográfica “AGUA, RÍOS Y PUEBLOS”. Tarragona, 16/6/2010 al 17/7/2010


.
Invitación a la inauguración de AGUA, RÍOS Y PUEBLOS

Descargar Folleto y Agenda Ciudadana .pdf (aprox. 1 Mb).

Casos locales catalanes.

.
Esta exposición ofrece el perfil humano de los conflictos y de las luchas del agua. A través de fotografías y testimonios directos, los afectados dejan de ser una fría estadística para comunicarnos en directo sus angustias, razones y esperanzas.
Vivimos en el Planeta Azul, el Planeta Agua. Y sin embargo,1.100 millones de personas, según NNUU, no tienen garantizado el acceso al agua potable; y como consecuencia de ello, unas 20.000 mueren cada día, en su mayoría niños. Es cierto que gran parte del agua existente no es utilizable directamente por los seres humanos (por ser salada o estar en forma de hielo o vapor). Por otro lado, la diversidad climática hace que haya lugares áridos e incluso desérticos. Sin embargo, todos los pueblos se han asentado cerca de ríos, lagos, fuentes o en territorios donde las aguas subterráneas son accesibles a través de pozos. Por ello, aunque se habla de escasez de agua, casi nadie muere propiamente de sed.
En realidad, afrontamos las consecuencias de la crisis de insostenibilidad que hemos provocado por extracción abusiva, contaminación sistemática y destrucción de humedales, lagos, ríos y acuíferos. Primero han muerto anfibios y peces, y más tarde han empezado a morir las personas; eso sí, en las comunidades más pobres. Hemos transformado el agua, elemento clave para la vida, en el agente más letal jamás conocido. En muchos países empobrecidos o en desarrollo, la industria y la moderna minería a cielo abierto contaminan los ríos con vertidos y lixiviados tóxicos (cianuros, metales pesados), a menudo en cabecera, envenenando silenciosamente, de forma progresiva, a decenas de millones de personas. La extracción abusiva de caudales, la desecación de humedales, la tala de bosques y manglares, junto a la fragmentación del hábitat fluvial por grandes presas han quebrado la vida de los ríos, haciendo desaparecer la pesca: la proteína de los pobres. En el Mar de Aral, el Lago Chad, la Amazonía, el Mekong, el Río Amarillo, el Paraná o en los manglares de América, Asia y África, la destrucción de pesquerías conlleva malnutrición y hambre para las comunidades ribereñas.
La construcción de grandes presas ha posibilitado conquistas económicas evidentes. Sin embargo sus impactos ambientales y los derechos humanos de los pueblos afectados no han sido tenidos en cuenta. La Comisión Mundial de Presas estimaba en el 2000 que entre 40 y 80 millones de personas han sido sacadas a la fuerza de sus casas y pueblos inundados por alguna de las 45.000 grandes presas construidas a lo largo del siglo XX. Entre 40 y 80 millones, es decir… no lo sabemos. Desconocimiento e invisibilidad del dolor humano, bajo la mordaza del tradicional consenso que ha existido en torno a estas políticas, en nombre del progreso. A la convergencia de esas dos fallas críticas, insostenibilidad y pobreza, se une la crisis de gobernanza en la gestión de los servicios básicos de agua y saneamiento, tanto por problemas de corrupción como por las presiones privatizadoras del Banco Mundial que transforman a los ciudadanos en clientes. Esta mercantilización de derechos básicos, como el del acceso al agua y al saneamiento, ha levantado la rebeldía de los más pobres, generando un creciente movimiento contra la privatización y en pro del derecho humano al agua potable.
Estamos en suma ante un verdadero holocausto hidrológico, en el que las víctimas son invisibles, lejanas y sin rostro; prescindibles en nuestra conciencia. Con la exposición Agua, Ríos y Pueblos, nos hemos propuesto dar la palabra a esas personas, a la vez víctimas y luchadores por un mundo más justo, digno y sostenible. Se trata de proyectar el perfil humano de los conflictos del agua en el mundo, dando posibilidad de expresarse a quienes más sufren y luchan. Tal vez no tengan la solución a los problemas; pero lo que no cabe duda es que los sufren en primera línea, y por ello merecen ser escuchados y tenidos en cuenta.
Pedro Arrojo Agudo

Esta entrada fue publicada en Tarragona. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.