Archivo de la categoría ‘Buenas prácticas’

El Matarraña, la fuerza del diálogo
Texto: Iñaki Belanche

Entre los años 1995-1997, el Gobierno a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) decidió aprobar y ejecutar el bombeo de aguas sobrantes de invierno desde la confluencia de los ríos Ulldemó y Matarraña, en el término de Beceite (Teruel), hasta el Pantano de Pena, en la parte alta de la cuenca. Se trataba de una actuación de urgencia cuyo objetivo era acumular caudales en cabecera que ayudaran a asegurar las campañas de riegos de la cuenca baja, Mazaleón, Maella, Fabara y Nonaspe, a la espera de la solución definitiva, el pantano de Torre del Compte, descartado tras el informe negativo de impacto ambiental (2005).

23 de octubre de 1997. Beceite. Foto: Hugo Miquele/El Periódico de Aragón

23 de octubre de 1997. Beceite. Foto: Hugo Miquele/El Periódico de Aragón

En el momento en que se iniciaron los trámites administrativos y los primeros movimientos de tierras (octubre 1997) surgió una gran oposición vecinal en Beceite y Valderrobres al entender que las obras iban a afectar negativamente tanto al río como al entorno natural y que iban a suponer una inversión millonaria que no iba a solucionar la problemática de la escasez del recurso. Las obras duraron 3 largos meses durante los cuales, las obras, el pueblo y sus accesos estuvieron tomados por fuerzas de élite de la Guardia Civil.

En 1998 nace la Plataforma en Defensa del Matarraña (PLADEMA) con el fin de velar por la conservación del ecosistema del río Matarraña y sus afluentes. PLADEMA solicitó y consiguió la declaración de LIC (Lugar de Interés Comunitario). Fruto de la mediación de la Fundación Ecología y Desarrollo se firmaron los Acuerdos de Fabara en 1999. Esto posibilitó la construcción de las balsas de La Trapa y Vall Comuna.

Foto: Esther Casas/Heraldo de Aragón

Foto: Esther Casas/Heraldo de Aragón

En 2006 la Comisión del Agua de Aragón aprueba el Dictámen del Matarraña, que contempla la construcción de dos nuevas balsas, Vall de Beltrán y Vall de Figuera, y una posible regulación en el Tastavíns y el Algars. Se acordaba desmantelar las instalaciones del bombeo de Beceite y restituir su aspecto original a dicho entorno. El 23 de enero de 2010 se inauguró esta actuación con la presencia de todos los actores implicados en el conflicto: administración, regantes y ecologistas.

“EL CONFLICTO DEL MATARRAÑA”
Autores: Alberto Moragrega Julián e Iñaki Belanche Roche.
Simposio IV: “Gestión de Aguas, participación ciudadana y conflictos sociales y
políticos”.

Leer el resto de esta entrada »

El Galacho de Juslibol. Zaragoza

El Galacho de Juslibol es un meandro abandonado del río Ebro que se formó en 1961 coincidiendo con la máxima crecida del río Ebro producida en el siglo XX. Es el último galacho formado en el Ebro ya que en la actualidad los diques, escolleras, embalses, impiden que los ríos mantengan su dinámica fluvial y se formen nuevos galachos.

La importancia natural del galacho y su situación motivó a principios de los años 80 diferentes voces del ámbito ecologista y universitario que reclamaban su protección. Esa demanda fue atendida por el consistorio cuando en 1984 el entonces alcalde Ramón Sainz de Varanda, llevó la adquisición del espacio al pleno municipal, donde se aprobó por unanimidad la compra a Hormigones y Fabricados S.A. ( Hormifasa) de la finca denominada Galacho de Juslibol.

En el momento inicial surgieron diferentes ideas para este espacio, no todas compatibles con la conservación de sus valores ecológicos, lo que motivo protestas de los grupos ecologistas y de universidades de toda España que publicaron un manifiesto en 1989 reclamando una figura de protección para este espacio. Ese mismo año el representante de los proyectos Hombre y Biosfera Mab visitó el espacio y en 1990 fue declarado el Galacho como proyecto Hombre y Biosfera de la UNESCO.

A partir de ese momento se inició un proceso de estudios, mejora y restauración así como de educación y participación con diferentes sectores de población. El impulso de la participación de todos los sectores que de una forma u otra tienen relación con este espacio ha sido la clave, en esta línea cabe destacar el Plan Especial que se aprobó en octubre de 2004 y que formó parte de un proyecto Life de la Unión Europea para el ensayo de metodologías de participación ciudadana en la toma de decisiones.

Este año con la celebración de su 25 aniversario se ha destacado el importante trabajo desarrollado por un gran número de personas: población local de los barrios rurales de Juslibol, Monzalbarba y Alfocea, grupos ecologistas, profesorado que utiliza el espacio como centro de interés educativo, técnicos municipales… Los programas de educación y participación en este espacio han sido considerados como elementos de referencia a tener en cuenta en otros espacios naturales.

Se inicia una nueva etapa, no exenta de dificultades, dado que estos pequeños espacios están íntimamente relacionados con lo que ocurre en el Ebro y el aumento de especies invasoras así como el control de caudales y de inundaciones influye de forma importante en estos espacios. Para afrontar esta nueva etapa, el esfuerzo colectivo y el asesoramiento de expertos que puedan orientar en la gestión a realizar en este espacio natural será fundamental.

RIO ÉSERA
Los Conflictos en la cuenca del Ésera en la comarca de la Ribagorza.
Texto: Jose Mª Lacoma

El río Ésera nace a los pies de los macizos de Maladeta y Posets. Sus aguas llenan el embalse de Joaquín Costa inaugurado en 1931, tras destruir una rica vega y los pueblos de Barasona y Cancer. Allí muere el río Ésera como tal y se transforma en el Canal de Aragón y Cataluña.

La cuenca del Ésera es una de las más reguladas del Pirineo. Actualmente, tan sólo unos veinte kilómetros de su cauce permanecen aportando sus caudales íntegros y conservando el nombre propio de un rio. Este tramo se extiende desde la localidad de Campo hasta Graus, cabecera de la Comarca.

En los años sesenta del siglo pasado, se proyectó un embalse que inundaba el pueblo de Campo y amenazaba con destruir un rico valle, importantísimo para la articulación del territorio y cuyos recursos eran fundamentales para la supervivencia de la comarca. La persistencia de este proyecto frenó el crecimiento de la zona paralizando cualquier iniciativa pública o privada.
Marcha contra el embalse de Santaliestra. Graus 1999

Una vez descartada la construcción de este gran embalse (más de 300 Hm3) debido a las tremendas afecciones sociales y económicas, se proyectó una nueva obra en un barranco de la orilla izquierda de río. Este nuevo proyecto conocido como Embalse de Comunet contemplaba la construcción de una presa de materiales sueltos para una capacidad de 93 Hm3 alimentada por un canal de enlace desde un azud construido en el lugar donde se había desechado el anterior pantano de Campo. Esta obra, que tuvo una fuerte contestación social a pesar de no inundar ningún lugar habitado, fue descartada a principios de los años noventa debido a un informe geológico que alertaba de su peligrosidad.

Desechado el proyecto de Comunet, sólo dos años más tarde se proyectó una nueva obra, esta vez en el cauce del río y a pocos metros del pueblo de Santaliestra. El nuevo embalse provocó otra vez una gran alarma y la movilización de los habitantes de este pueblo y de los otros situados aguas abajo. La construcción de esta obra provocaba la alteración del sistema natural del río Ésera y suponía un golpe mortal para la comarca de la Ribagorza. La inquietud, las movilizaciones, las protestas y las querellas interpuestas contra las administraciones y los responsables del proyecto de este embalse en Santaliestra dieron por resultado el abandono de la pretensión de construirlo. El 21 de octubre de 2005 el ayuntamiento de Santaliestra retiró la querella criminal contra nueve altos cargos de la administración, a cambio, la Junta de Regantes del Canal de Aragón y Cataluña se comprometió a iniciar los trámites para la construcción de un embalse en el propio canal y abandonar así sus pretensiones de construcción del embalse proyectado.

Una vez solucionado este último episodio, no se puede decir que el futuro de estos 20 Km. de río que quedan todavía sin regular esté totalmente despejado de amenazas. En 2009, el proyecto de tres minicentrales unidas por canales de enlace de 15 m3/s. ha sido lanzado para su tramitación. El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha pedido que se elabore un Informe de Impacto ambiental. Las amenazas sobre el río Ésera no han caducado, como puede verse.

ACUDE (Asociación Cultural para la Defensa del Ésera)


Videos

La Fundación Nueva Cultura del Agua otorga el Premio en la modalidad de MUNICIPIOS, a los 12 ayuntamientos ribereños del LIC de los tramos bajos de los ríos Arga y Aragón
Zaragoza, 8 de febrero del 2010

A la atención del Excmo. Ayto. de Caparroso, Excmo. Ayto. de Carcastillo, Excmo. Ayto. de Falces, Excmo. Ayto. de Funes, Excmo. Ayto. de Marcilla, Excmo. Ayto. de Mélida, Excmo. Ayto. de Milagro, Excmo. Ayto. de Murillo el Cuende, Excmo. Ayto. de Murillo el Fruto, Excmo. Ayto. de Peralta, Excmo. Ayto. de Santacara, Excmo. Ayto. de Villafranca

Queridos ALCALDES:

Tengo el honor de comunicarles que reunida la Junta Directiva de nuestra Fundación para valorar las candidaturas a los premios anuales “Dragona Iberia”, se ha acordado conceder el premio en la modalidad de MUNICIPIOS, a los 12 ayuntamientos ribereños del LIC de los tramos bajos de los ríos Arga y Aragón, que vienen participado en actividades de recuperación y restauración de riberas y espacios fluviales durante los últimos años.

Queremos con ello reconocer el trabajo realizado por las instituciones que Vds. representan por las iniciativas de recuperación y restauración de riberas y espacios fluviales y en defensa de su patrimonio fluvial llevadas a cabo en sus municipios durante los últimos años. Entendemos que las actividades desarrolladas han servido para poner en práctica soluciones sostenibles en relación con los problemas que con frecuencia plantean las inundaciones. En este sentido, las actuaciones emprendidas son un ejemplo público a seguir que va más allá del problema técnico concreto, ya que representan el rescate de lo que significan los ríos vivos para las gentes y los territorios: son un auténtico patrimonio de memoria, de cultura y de identidad.

Las diversas acciones realizadas responden a esa utilidad social que tienen los ríos como fuente de vida, bienestar y disfrute, así como el simbolismo y la referencia de identidad étnica que con su trabajo, han demostrado que significa para sus pueblos y comarcas. Un trabajo íntegro dirigido desde sus ayuntamientos en la difícil tarea de la defensa del río y sus gentes, al margen de límites y fronteras municipales, desde la unión de fuerzas y esfuerzos a favor de una causa común: que el río siga siendo un río.

Es deber nuestro por lo tanto, reconocer públicamente la tarea realizada desde sus municipios que está sirviendo, además de para los objetivos concretos de las actuaciones emprendidas, en favor de la difusión de la filosofía de la Nueva Cultura del Agua.

La aceptación de este premio sería para nuestra Fundación motivo de satisfacción, además de ocasión para estrechar lazos en una tarea común, que no es otra que la
defensa de una identidad colectiva del territorio a través de la gestión del agua y del río que lo baña.

Reciban nuestro cordial saludo, a la vez que nuestra felicitación,

Fundación Nueva Cultura del Agua